Bolsonaro despide al ministro de Salud

Bolsonaro despide al ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, en plena crisis por el coronavirus
Así lo dio a conocer el mismo Mandetta a través de sus redes sociales, luego de reunirse con el presidente, con quien últimamente sostuvo una tensa relación por sus desacuerdos sobre el manejo de la crisis por el COVID-19.


El ministro de Salud brasileño, Luiz Henrique Mandetta, fue despedido después de una reunión que sostuvo con el presidente Jair Bolsonaro en el Palacio de Planalto, sede del poder ejecutivo del Gobierno Federal, en Brasilia.

“Acabo de escuchar del presidente Jair Bolsonaro el aviso de mi despido del Ministerio de Salud. Quiero agradecer la oportunidad que me dieron, de ser gerente del SUS (Sistema Único de Salud, sistema público de la salud)”, escribió Mandetta en su cuenta de Twitter apenas salió del encuentro.

Horas antes, Bolsonaro se había reunido con el oncólogo Nelson Teich, a quien le habría ofrecido el cargo. El anuncio del nuevo titular se haría efectivo en las próximas horas.

La salida de Mandetta en medio de la crisis por el coronavirus se venía barajando desde hace más de una semana, debido al desgaste por las discusiones entre el ministro, que recomendaba el aislamiento para reducir la velocidad de los contagios, y el presidente Bolsonaro, quien pretende acelerar el regreso a las actividades para “movilizar la economía”, aplicando un “aislamiento vertical”.

“Es cuestión de tiempo, entre hoy y mañana se hará el cambio en el ministerio de Salud”, había dicho Mandetta en una entrevista a la revista Veja que fue publicada en la mañana de este jueves.

Este miércoles, tras la conferencia de prensa diaria en la cual solía informar sobre los detalles del combate al coronavirus, el ahora exministro de Salud se había acercado a sus colaboradores con un tono de despedida debido a su distanciamiento con el Palacio de Planalto.

En esa última conferencia de prensa en el cargo, Mandetta había defendido “continuar en el camino de la ciencia” frente al COVID-19, en lo que fue una crítica indirecta a las presiones que recibe por parte de Bolsonaro, que defiende el uso de la cloroquina, un medicamento sin eficacia comprobada y sin garantías de seguridad.

Es Caracas