El Gobernador de Nueva York a Trump «No tenemos un rey en este país»

«No tenemos un rey en este país», dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, este martes y advirtió que la disputa puede provocar «una crisis constitucional».


En medio de una de las peores crisis sanitaria y económica que EE.UU. recuerde en décadas, la controversia agregó un nuevo punto de tensión en el país.

Las diferencias entre la Casa Blanca y gobiernos estatales por la pandemia asoman desde hace semanas, y crecieron a medida que Trump es criticado por su manejo de la situación.

Al principio Trump relativizó la amenaza del virus, diciendo a fines de febrero que iba a desaparecer como por «milagro», y el domingo señaló que la responsabilidad del combate a las infecciones recaía en los gobernadores estatales.

De hecho, fueron los estados que decidieron por separado cerrar comercios, escuelas y pedir a sus habitantes que permanezcan en sus casas, incluso antes que la Casa Blanca emitiera directrices al respecto.

Pero Trump cambió de actitud el lunes, después que el gobernador de Nueva York —en el epicentro de la pandemia— sugiriera que lo peor podría haber pasado.

Cuomo anunció el mismo día junto a seis colegas suyos del noreste de EE.UU. que diseñarían un plan conjunto para reabrir sus economías, bajo el supuesto de que carece de sentido y sería riesgoso actuar por separado.

Lo mismo hicieron gobernadores en la costa oeste del país.

Entonces Trump los refutó y dijo que él definirá la ansiada reapertura de la economía: «No pueden hacer nada sin la aprobación del presidente de los Estados Unidos», sostuvo.

Este martes, el mandatario comparó su pulso con los gobernadores con una película sobre un motín en un barco.

No obstante, casi al final del día, pareció cambiar el tono al indicar que va a hablar con cada uno de los gobernadores y estará «autorizando» a algunos estados a reabrir, incluso antes del 1º de mayo, con directivas de la Casa Blanca.

Es Caracas