México desafía sanciones de EEUU. y permite envío de combustibles a Maduro

La empresa mexicana de petróleo, Jomadi, firmó un contrato con el Gobierno de Venezuela para que este le haga entrega de cinco millones de barriles de crudo a cambio de unos litros de gasolina. El Ejecutivo nacional entregaría esa cantidad de barriles entre el 25 de marzo y el 25 de julio en Turquía.


No obstante Estados Unidos creó sanciones contra la petrolera estatal venezolana, PDVSA, además presionó a empresas internacionales que canjeaban combustible ya refinado por crudo de Venezuela para que no continuaran con la transacción, puesto que generaría sanciones secundarias contra personas o contras las mismas empresas.

Dentro de las compañías que dejaron de realizar esta actividad con el Gobierno presidido por Nicolás Maduro se encuentran la rusa Rosneft, la italiana Eni, la española Repsol y la india Reliance, pero la empresa que ahora toma el lugar de las anteriores es Grupo Jomadi Logistics & Cargo S.A. de C.V., la cual es desconocida en el sector.

José Refugio Ruiz es quien dirige la petrolera mexicana, fundada en 2012, y la empresa cuenta con escasas entradas en los registros internacionales de transacciones petroleras. En 2016 el Gobierno mexicano recibió el permiso oficial de comercialización de crudo y en 2018 declaró la importación de mil millones de litros de turbosina y 18 millones de litros de gasolina de diferente octanaje.

El sector privado petrolero de Estados Unidos cuestiona de dónde obtiene Jomadi la gasolina de 95 octanos responsabiliza a entregar en buques cisternas al Gobierno de Venezuela, puesto que la cantidad de combustible deben ser declaradas al Gobierno mexicano y deben hacer constancia de su procedencia.

Donald Trump, presidente estadounidense, inició la investigación de un acuerdo de otras dos empresas mexicanas con PDVSA, para conocer si mediante estos tratados Maduro trata de sortear las medidas de sanciones impuestas.

Es Caracas