México pide a la OEA un tercer informe sobre las elecciones en Bolivia

La misión mexicana ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) ha solicitado al organismo un nuevo informe sobre las elecciones presidenciales de Bolivia de 2019. La petición pretende añadir un nuevo documento, el tercero en discordia, después del publicado por la OEA en diciembre, que concluía que hubo una “manipulación dolosa” de los comicios, y del elaborado por investigadores del MIT y publicado esta semana en The Monkey Cage, en la web de The Washington Post, quienes no hallaron evidencia alguna de fraude. La solicitud es una evidencia más de la distancia entre la diplomacia mexicana y el actual secretario general, Luis Almagro.
México pide solicitar a “investigadores especializados independientes la elaboración de un análisis comparativo de las conclusiones” de ambas versiones, según una nota diplomática enviada a la OEA la noche del jueves. México pretende que el nuevo documento “aclare las discrepancias” y contradicciones entre los análisis realizados. Además, la misión pide que el nuevo informe recoja, de ser el caso, las “afectaciones a los derechos humanos derivadas de los errores en el análisis de la OEA”. El 4 de diciembre, la organización publicó una lista de irregularidades, entre ellas la supuesta alteración de las actas y la falsificación de firmas de representantes en las mesas, que hacían “imposible” validar los comicios que dieron ganador al entonces presidente Evo Morales. La crisis política derivada de esas elecciones llevó al expresidente a renunciar al cargo después de perder la confianza del Ejército, exiliarse en México unos días antes de volar a Argentina, donde reside ahora a la espera de los nuevos comicios bolivianos del 3 de mayo.
Aquella versión única que documentaba las acciones “dolosas” fue cuestionada esta semana. Los investigadores Jack Williams y John Curiel, especialistas en integridad electoral del MIT, concluyeron en un artículo que no existía una diferencia “estadísticamente significativa” en el margen entre el inicio del conteo y después de que fue suspendido el recuento de votos en el Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP). Williams y Curiel también aprovecharon el espacio en el Post para calificar las conclusiones del informe de la OEA de “profundamente defectuosas” .


La OEA no se ha quedado callada ante las afirmaciones de los académicos del laboratorio electoral del MIT. “El artículo contiene incontables falsedades, inexactitudes y omisiones”, se defiende la organización en una carta dirigida a los editores de The Monkey Cage, una sección dedicada a la ciencia política. El organismo, dirigido por Luis Almagro, se queja de que el paper ignora muchos de los hallazgos que “prueban de forma inequívoca la manipulación intencional” de las elecciones.

La petición de México ahonda en las discrepancias que mantiene el actual Gobierno de Andrés Manuel López Obrador con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, que opta a la reelección en el cargo las próximas semanas, una opción de la que no es partícipe México