Papa canceló visita con sacerdotes de Roma por enfermedad “leve”

El Papa Francisco está enfermo y se saltó una misa planificada con el clero de Roma el jueves, dijeron funcionarios.


El Vaticano dijo que el pontífice de 83 años tenía una “ligera indisposición” y que continuaría con el resto de su trabajo planeado. Pero Francisco “prefirió quedarse cerca de Santa Marta”, el hotel donde vive.

No hubo noticias oficiales sobre la naturaleza de su enfermedad, pero la autoridad religiosa fue vista tosiendo y sonándose la nariz durante la Misa del Miércoles de Ceniza. Su condición se produce en medio de un brote del coronavirus en Italia que ha enfermado a más de 400 personas, casi todos ellos en el norte. Roma tenía tres casos, pero los tres fueron curados.

Se había programado que Francisco fuera a la basílica de San Juan de Letrán al otro lado de la ciudad para reunirse con el clero de Roma y celebrar una misa penitencial al comienzo de la Cuaresma.

El papa argentino en general ha gozado de buena salud. De joven perdió parte de un pulmón debido a una enfermedad respiratoria y sufre de ciática, lo que dificulta caminar.

Además, ha tenido una agenda ocupada últimamente, incluyendo su audiencia pública general el miércoles y el servicio del Miércoles de Ceniza más tarde en una basílica romana.

Durante la audiencia, el pontífice hizo un esfuerzo por estrechar la mano de los fieles en la primera fila, besó a un bebé en la Plaza de San Pedro y saludó a los obispos visitantes al final. Sin embargo, los prelados parecían abstenerse de besar su anillo o abrazarlo, como lo harían normalmente.

Ciudad del Vaticano / AP